Principales dudas a la hora de realizar la instalación eléctrica de un local,es que potencia le asigno.

 

La mayoría de las veces se soluciona directamente consultando con el propietario y viendo sus necesidades:

Por ejemplo necesita instalar una cámara frigorífica, necesito tres puestos de trabajo, etc. Por lo tanto diseñamos una instalación eléctrica acorde a las necesidades del cliente.

Pero, ¿Estamos seguros de qué estamos cumpliendo con el Reglamento Electrotécnico?

Pues muchas veces NO SE CUMPLE.

Esto se debe a una de las instrucciones más olvidadas del Reglamento Electrotécnico:

La instrucción técnica 10 (ITC –BT 10). (más info: AQUÍ)

La realidad de las previsiones de potencias es que rara vez se hacen, ya que se da por hecho que con cumplir con las demandas del Titular del local, ya se da cumplimiento.

Pero nos encontramos muchos locales, que se usan como almacén y que prácticamente sólo necesitan alumbrado. Además si se monta de LED, nos dan unas potencias muy pequeñas, para muchos metros cuadrados.
Si leemos el punto 4 de la ITC –BT 10 nos encontramos con lo siguiente:

4. CARGA TOTAL CORRESPONDIENTE A EDIFICIOS COMERCIALES, DE OFICINAS O DESTINADOS A UNA O VARIAS INDUSTRIAS

En general, la demanda de potencia determinará la carga a prever en estos casos que no podrá ser nunca inferior a los siguientes valores.
4.1 Edificios comerciales o de oficinas
Se calculará considerando un mínimo de 100 W por metro cuadrado y planta, con un mínimo de 3450 W a 230 V y coeficiente de simultaneidad 1.
4.2 Edificios destinados a concentración de industrias
Se calculará considerando un mínimo de 125 W por metro cuadrado y planta, con un mínimo por local de 10350 W a 230 V y coeficiente de simultaneidad 1.

Por tanto, tenemos OBLIGATORIAMENTE que calcular  los metros cuadrados.

Os ponemos  2 ejemplos:
 EJEMPLO 1: Un Kiosco de 40 m2:
Lo primero que tenemos que pensar es 40 x 100 = 4000W. Y es mayor que 3450 W (que es el mínimo). Pues de momento tengo que calcular con esto.
Pero luego el propietario nos comenta: “tengo que meter una cámara para los helados de 2000 W; voy a poner un calefactor de 1000 W; voy a poner un ordenador de 800 W; quiero un enchufe de reserva (3680 W). y 3 puntos de luz de 26 W “.
Ahora pienso: 2000 +1000 + 800 + 3680 + (3×26) = 7558 W.

¿Y ahora qué hago?
Pues hay que recordar que el reglamento nos dice que será “como mínimo” por lo que seleccionaré la mayor.
Es importante hacer notar que sobre las potencias demandadas por el propietario del local, se pueden aplicar coeficientes de simultaneidad que sean lógicos, pero respecto a la previsión de potencias del Reglamento no se pueden poner coeficientes de simultaneidad. Esto implica que si las cuentas las hacemos con coeficientes y nos dan por debajo de la potencia que dicta el Reglamento, debemos escoger la del Reglamento.
Bueno, pues para nuestro Kiosco, ya tenemos la potencia prevista. ¿Para qué uso dicha potencia? Esto también nos lo dice el Reglamento, en la misma ITC BT 10. En concreto en el punto 5:
“La previsión de los consumos y cargas […] será la que hay que considerar en el cálculo de los conductores de las acometidas y en el cálculo de las instalaciones.”
Siguiendo esta instrucción: la acometida al local se calculará teniendo en cuenta dicha potencia.

Pero… ¿y eso del cálculo de las instalaciones?
Pues hay que tener en cuenta que tenemos que proteger nuestra instalación conforme la potencia prevista. Nuestra derivación individual tiene que ser acorde a dicha potencia y las protecciones para nuestra derivación también. Así que como mínimo los fusibles y el interruptor general deberán ser acordes a dicha potencia. La distribución de circuitos se hará conforme la utilización y los usos del propietario, pero la instalación, por lo menos en su origen, debe estar preparada para la potencia prevista.

EJEMPLO 2: Un almacén de 400 m2:
Como no se puede considerar como local comercial o de oficinas, debemos considerarlo como Edificio destinado a concentración de industrias. Por lo tanto, la primera cuenta será: 125 x 400 = 50000 W.
Oye, ¡¡¡menuda previsión!!! ¡¡Sí que va a necesitar potencia el local!!
Pero luego hablando con el propietario, se queda en que necesitamos 40 tubos LED de 18 W
Dos enchufes por si acaso y nada más.
(40 x 18) + (2 x 3680) = 8080 W
Pues esta vez nos toca ir OBLIGATORIAMENTE al cálculo del reglamento: ¡¡¡50 KW!!!


Ahora tenemos que explicarle al propietario que a pesar de que necesita tan poca potencia, hay que calcular la acometida, la derivación individual y como mínimo el interruptor general para dicha potencia y tiene que pagar por ello, aunque en sus previsiones, no lo vaya a utilizar.
Y es que, según la Guía Técnica de Aplicación de la ITC BT 10, esto se debe a que, de esta forma, se prevén los futuros aumentos de la potencia demandada.
Además sirve también para dimensionar la capacidad de suministro de las industrias distribuidoras (líneas de distribución, transformadores, etc…).

EN RESUMEN, cuando se construye un local, la red de distribución de la compañía suministradora se calcula con estas cuentas y tienen disponibilidad de darte potencia, teóricamente hasta estas cuentas. Si tu local necesita mucha más potencia, tocará ampliar la red o poner transformador propio.
Pero si necesitas menos potencia, te toca dimensionar y pagar la acometida, derivación individual e interruptor general para la prevista en el reglamento. La lógica de esto, parte de que la vida da muchas vueltas y un local puede cambiar muchas veces de uso y para cada cambio, no debería ser necesario hacer obras, levantar aceras, etc.
Vamos, que el mal de uno no afecte a muchos.
Dadle uso a la ITC BT- 10 y evitad sorpresas desagradables, como denuncias a la hora de vender un local porque no cumple con la previsión de potencias. Si todavía te quedan dudas, nos las puedes plantear aquí–>>


PLANTEAR DUDA